Qumrán, los manuscritos del mar muerto.

En 1947 se descubrieron en once cuevas de Cisjordania, cerca de las ruinas de Qumrán, unas vasijas que contenían rollos de cuero escritos. Los primeros análisis atribuyeron los textos a los esenios. Sin embargo, la posterior revisión de los resultados de las investigación planteo cada vez mas interrogantes, y la mayoría todavía no se han podido despejar.

El saqueo de los manuscritos del mar muerto

Entre el hallazgo de una vasija por parte de un joven beduino y el primer análisis minuciosos de los rollos que contenían transcurrió mas de medio año. Al principio, el joven intentó vender los rollos de cuero. Pero la guerra egipcio-israelí(1947-1949) dificultó el análisis de los documentos por parte de los especialistas de la Universidad de Jerusalén, cosa que retrasó la venta de los rollos de cuero. Luego en Enero de 1948, uno de los manuscritos fue identificado como el libro del profeta Isaías del Antiguo testamento, cosa que llevo a una busqueda intensiva en esa cueva donde se había encontrado el manuscrito. Sin embargo, cuando por fin fue encontrada aquella cueva se comprobó que había sido saqueada. Los restos encontrados permiten suponer que la cueva había llegado a albergar entre 200 y 250 rollos escritos.

Cueva de Cisjordania donde fueron encontrados los manuscritos del mar muerto
Cueva de Cisjordania donde fueron encontrados los manuscritos del mar muerto.

Finalmente fueron descubiertos otros manuscritos y fragmentos en diez cuevas adyacentes. El contenido bíblico de los primeros rollos examinados y las ruinas del monasterio de Qumrán, situado en las proximidades y calificado por el erudito romano Plinio el Viejo de “sede de una comunidad de esenios”, motivaron el establecimiento de un vinculo entre los textos y los esenios.

 

 

 

 

Datos desconcertantes  sobre los manuscritos del mar muerto

Hasta el dia de hoy sabemos que los cerca de 800 textos son obra de unos 500 escribas diferentes. los rollos fueron escritos en hebreo, arameo, griego o nabateo y datan de entre el siglo III a.C. y el siglo I d.C.

Estos resultados fueron la causa  que motivó un estudio mas exhaustivo de las ruinas de Qumrán y, asimismo, el detonante de una polémica que persiste hasta el dia de hoy. Ya solo el número asombrosamente alto de escribas que participaron en la confección de los textos y la antigüedad de algunos rollos planteaban interrogantes acerca de la importancia del monasterio .

Durantes unas excavaciones llevadas a cabo cerca de las ruinas fueron encontradas unas monedas romanas que permitieron datar la demolición del monasterio en la época de la rebelión judía(66,67 d.C). En el recinto del monasterio fueron localizados una sala de reuniones repleta de centenares de cuencos y vasijas de arcilla, un molino de cereales, una alfarería y varias cisternas que podían haber estado destinadas a las abluciones rituales de los esenios.

manuscritos del mar muerto
Foto de uno de los rollos de los manuscritos del mar muerto

Entre las ruinas del monasterio también había un refectorio y una escribanía, la estancia donde se redactaban o copiaban los textos. No obstante, no se encontraron ni rastro de comedor ni otras dependencias privadas, de lo que se deduce que sus moradores se retiraban a las cuevas cercanas para dormir.


Muchos de los hallazgos no cuadran con el concepto de una comunidad de fieles de vida ascética y retirada. De hecho, hay quienes afirman que Qumrán podría haber sido un taller de cerámica o, incluso, un pueblo. La insólita diversidad lingüística y la gran cantidad de textos indujo a otros científicos a pensar que Qumrán estaba dedicado a la copia de rollos escritos por encargo. Otra teoría sostiene que las cuevas no guardan ninguna relación con las ruinas del monasterio.